miércoles, 13 de marzo de 2013

Los secretos del masaje express


Los secretos del masaje express


En estos tiempos de estrés, lo que menos alcanza es el tiempo (valga la redundancia).
Por ello han proliferado bastante las técnicas llamadas masaje express. Se ofrecen en varios lugares en los que antes era impensable tomar una sesión de masajes como por ejemplo; Mercadillos en donde se improvisa una consulta provista de una camilla portátil, un biombo para tener algo de intimidad, (aunque he visto proporcionar masajes sin él también a la vista de todo el mundo) y algún aceite para que las manos deslicen mejor sobre la piel.
En varias playas también hay masajistas ambulantes, no lo sabía, pero ha sido mi experiencia en las playas de Fuerteventura en Canarias, en donde una mujer oriental, vestida de absoluto blanco se acercó a preguntarme si deseaba recibir un masaje de media hora por el módico precio de €20.-, claro sin camilla, sobre la arena.
Otro sitio en donde también se ofrecen es en algunas bares o cafeterías, en definitiva parece que todo lugar viene bien cuando se trata de relajarnos.
Según dicen,  ésta última propuesta se ha puesto en marcha hace ya algo más de una década en París, en donde al entrar a la cafetería tenían a un lado una silla especial de masajes en la que debes sentarte como si fueras a abrazarla de frente, con el abdomen apoyado en el respaldo y las manos y las piernas se sostienen por medio de reclinatorios.
Puedes disfrutar de una sesión realizada por un profesional de aproximadamente 15 minutos de duración por el precio de €7,50.- Dependiendo del lugar puede ser más o menos.
Los fines no son terapéuticos, sino que el objetivo es solo conseguir relajarse. El terapeuta realiza el masaje en cabeza, nuca, cuello hombros y espalda. Los efectos que se consiguen son lógicamente aflojar el cuerpo y  recuperar energía que de alguna forma influirá en que puedas descansar mejor. Aunque algunas personas quedan tan relajadas en pocos minutos que preferirían ir a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario